EL SEXO ANAL Y SUS MITOS

dddd

La ignorancia o el desconocimiento impiden a muchas mujeres practicar y disfrutar del sexo anal con sus parejas, tiene miedo a que sea demasiado doloroso e incluso he llegado a leer barbaridades como que creen que se pueden quedar embarazadas si su novio se corre dentro del culo… No chicas, el culo no está comunicado con el coño y por lo tanto es materialmente imposible que os quedéis preñadas si vuestro chico eyacula dentro de vuestro ano.

Es cierto que lo que vemos en los vídeos porno se aleja en ocasiones de la realidad y obviamente si un tío con la polla de 25 centímetros y más gruesa que un vaso de cubata penetra a una virgen hasta el fondo de su cavidad anal, obviamente la hará sangrar y ella tendrá un dolor indescriptible que le traumatizará de por vida, pero eso no es sexo anal y hoy os vamos a explicar qué hacer para que sean relaciones placenteras y muy deseadas.

Como se suele decir la paciencia es la madre de la ciencia y aunque los tíos queremos llegar, meterla, corrernos y echarnos a dormir, la cosa no funciona así si quieres conseguir que al final tu novia te pida a gritos que le rompas el ojete. Intenta buscar vídeos xxx eróticos porque podrás aprender mucho respecto a este tema tabú como es el sexo anal, si te fijas solo en el porno duro no tienes nada que hacer.

Es conveniente preparar una cena romántica con un buen vino y encargarte de que tu chica beba más de la cuenta, tampoco se trata de que se ponga muy borracha porque al final puede acabar vomitándote encima, que beba hasta pasar un poco del “puntito” porque eso hará que su ano se relaje y que esté más tranquila para cuando llegue el gran momento.

Compra un lubricante natural y no escatimes en usarlo, embadurna su ano y masajéalo despacio y sin parar mientras le tocas las tetas y los pezones. Vas a notar como poco a poco tu dedo se irá introduciendo solo, digamos que será absorbido por su culo y cuando te des cuenta lo tendrás dentro hasta el fondo. Sigue masajeando con el dedo introducido, bésala, acaríciala y con el otro dedo masturba su clítoris.

En ese punto ya será tuya completamente y es momento de meter otro dedo y así sucesivamente hasta que hayas metido al menos 3.

Tres dedos en el culo son más que suficientes como para saber que está preparada, entonces la pones de costado y dejas la punta de tu polla justo en el agujero para que suceda lo mismo que con el primer dedo, es decir, que ella lo engulla sola.

Pues no hay más amigos, ahora solo os queda meter y sacar lentamente y dejar que ella marque el ritmo, pero os aseguro que al final sus nalgas acabarán chocando contra vuestra barriga, no lo dudéis…